Menu


No salgo de mi asombro ante la condena a prisión por los incidentes de Blanquerna, una “pecata minuta” comparada a las operaciones violentas del “Rodea el Congreso” auspiciadas desde los núcleos pre-podemitas o el expolio de las cuentas públicas que llevaron a cabo los Pujol en España durante cuatro décadas con total impunidad.

No sólo se está condenando por algo irrisorio comparado con la violencia de la extrema izquierda a unas personas que se equivocaron con lo que hicieron sino que se está condenando políticamente a los hijos menores de los condenados en una especie de culpa colectiva aplicada indiscriminadamente.
El Tribunal Supremo con esta sentencia se ha degradado hasta límites insuperables. Si hubiera alguna duda de lo que se puede esperar del más alto Tribunal Español, con esta sentencia ha quedado perfectamente aclarada; si eres un patriota y te pasas un pelo, se te aplicará la pena máxima con agravantes inventados incluidos y prisión garantizada.
Pareciese que algunas de las más altas togas y magistraturas de nuestra Justicia estuvieran en la órbita radical y es que hasta se podría albergar la duda de si algunas actuaciones de la Fiscalía o las condenas de los Tribunales contra los patriotas son influidas o instigadas por los de la capucha y el adoquín listo para ser lanzado contra gente inocente. 
Y sé de lo que hablo, porque hace más de un año sufrí al ir a dar una conferencia de economía en Salamanca un intento de linchamiento por parte de una horda de cuarenta “antifas” comandada por Don Miguel Velasco Almendral, el hijo de la Fiscal Jefe de Tenerife, Doña Carmen Almendral Parra, el cual recibió de la Justicia un trato exquisito, primero logrando heroicamente que se le juzgara por falta y no por delito, y segundo, condenándole a una sanción económica ridícula si lo comparamos con las barras de hierro y maderos que portaba el hijo de la Fiscal Jefe contra mi persona. 
No sé si Doña Carmen Almendral estará o no orgullosa de su hijo; lo que no entiendo es por qué no se lo lleva a Tenerife y lo saca de Salamanca, porque en esta ciudad a lo que se dedica es principalmente a envenenar las cabezas de los menores con sus delirios violentos.
Difícilmente podrá luchar contra el delito en una provincia española quien es incapaz de controlar a su hijo, que por otro lado tiene en la provincia de Salamanca a dos tíos como jueces de carrera y sin obviar que su abuelo fue en dicha ciudad un Fiscal del Franquismo, supongo que riguroso en la persecución de la subversión contra el Régimen del 18 de Julio. 
En el proceso judicial tras los hechos sucedidos contra el hijo de la Fiscal Jefe de Tenerife, el Fiscal de Salamanca que actuó en la Causa tuvo un papel verdaderamente lamentable; propio de defensor encubierto del hijo de Mamá Fiscal, llegándome a preguntar que cómo era capaz de identificar a los agresores si estaba siendo objeto de una persecución, a lo que le respondí que cuando alguien se encuentra en dicha situación debe mirar al frente para advertir posibles encerronas y buscar una salida de salvación pero también detrás para evitar el impacto de los adoquines que sobrevolaban mi cabeza. Apenas hubo acusación por el Señor Fiscal colega de su Madre contra el acusado, salvo una burda petición de falta por daños a una puerta.
Impresionaba por otro lado ver a los abogados del hijo de la Fiscal Jefe de Tenerife interrogándome en la Vista oral con verdadera saña; no eran del turno de oficio por su apariencia y forma de expresarse y defender al acusado, sino más bien de los de altas minutas o de los que se mueven a petición de altas instancias.
Y así fue que el Juez condenó al Hijo de la Fiscal Jefe de Tenerife, porque las pruebas eran abrumadoras, sentencia del Juzgado de Instrucción número 2 de Salamanca en el Juicio de Faltas 343/2015, que al menos deja acreditado en los hechos declarados probados que el susodicho portaba armas propias de un linchamiento, que es a lo que iba.
La pregunta que me hago es qué habría pasado si al que me intentó agredir con un madero le hubiera yo propinado una respuesta proporcional; no me cabe duda que la Mamá Fiscal habría llamado a quien correspondiera en Salamanca para que mi estancia en la sombra de la cárcel provincial hubiera estado más que garantizada.
Y dicen que quieren dejar la instrucción de las causas penales en manos de los Fiscales....; sería el acabóse de la arbitrariedad y del abuso en casos como el mío.
Para mí no hay duda porque lo he vivido en primera persona y porque lo puedo probar al ser una víctima; entre la cúpula de la Justicia Española y los radicales de la extrema izquierda hay unos vínculos que irán poco a poco aflorando y ojalá este artículo sirva para estimular dicha denuncia para así ir señalando a aquellos que amparan el delito o lo despenalizan para que sus vástagos o personas vinculadas impongan en las calles la violencia mientras que otros de su mismo palo se dedican a acusar o a condenar a prisión a padres de familia por manifestar de forma inapropiada su oposición a la ruptura de España.
En otro caso me tocó a mí también sufrir el rigor de un Fiscal por un tema también ridículo y doy fe en primera persona que me sorprendió lo excesivamente riguroso en ese caso de su comportamiento judicial contra mi persona, hasta el punto de que reconoció que se había reunido con el Juez varias veces para intentar cambiar su criterio absolutorio al respecto sin que mi Abogado lo supiera, cuando sabemos hasta por las películas americanas que cuando un Fiscal se reúne con el Juez, siempre tiene que estar la parte defensora del acusado para al menos estar informado y dar su opinión de lo que pudieran hablar.
Está claro que hay Fiscales que se mueven a golpe de interés político, corporativo, familiar, radical y mediático, sin criterio independiente y sin conciencia de la injusticia de su comportamiento. 
No dudo que hay Fiscales excelentes en el ejercicio de su carrera y de abnegado servicio, pero el sistema está podrido y en mi opinión lo mejor sería disolver ya ese Cuerpo tan desprestigiado en los ámbitos profesionales y populares y crear una Acusación Pública nueva totalmente profesional, despolitizada y depurada de vínculos familiares tan cercanos con los violentos.
Por cierto, el otro condenado por el intento de agresión contra mi persona, Don Guillem Porres Canals, ha trabajado como animador de niños en el Ayuntamiento salmantino de Santa Marta de Tormes y ahora lo ha estado haciendo para una Fundación de atención a niños vinculada a la Generalitat Catalana.
No sólo están infiltrados en la Justicia; también lo están en los servicios sociales de atención a menores con problemas que es donde reclutan cómodamente a los incautos ejecutores de sus delirios violentos, pero de esa nociva infiltración, frente a la cual la Fiscalía del Estado como es natural no hará nada, hablaremos en otro momento. 
En Francia el Frente Nacional es muy consciente de estas infiltraciones de elementos radicales en el Estado y ya lo han dejado muy claro; cuando asuman el poder de la República gracias al inminente apoyo abrumador de los franceses en las urnas democráticas, algo que está muy próximo, procederán de forma inmediata a ilegalizar los movimientos “antifas”, encarcelar a sus dirigentes, depurar las infiltraciones que allí sufren con igual virulencia en los aparatos del Estado y finalmente restaurar el orden y la verdadera justicia en su Patria, momento en el cual en España brillará una esperanza en la emulación en nuestro propio territorio de este nuevo proceso histórico en curso que acaba de comenzar en Occidente.

Fuente: La Gaceta
 
Top