Menu



Acabo de leer , el mejor retrato de mi generación , la de los niños que nacimos después de la guerra civil. 
La escribe un muy buen articulista , Javier Domenech y se titula “ NIÑOS TARADOS DEL FRANQUISMO.”
Intentaré resumirlo en las menos palabras posibles , porque es un artículo largo para Facebook y que había que leer mascando cada palabra para comprender parte de lo que nos está pasando .
Estamos descubriendo ahora que los niños del franquismo éramos unos tarados oprimidos por la disciplina, educados en la ignorancia, lastrados para el futuro. Nuestra infancia, para algunos, debió ser el espejismo de un tiempo oscuro. Pobres tarados que merendábamos pan con "fuagrás" y con terrosas onzas de chocolate Matías López; que escuchábamos en la radio las aventuras de Diego Valor, piloto del espacio; que leíamos las aventuras del Guerrero del Antifaz , El Jabato , El Capitán Trueno y el TBO.
Que comíamos pipas , regaliz , chicle Bazoka y bolitas de anís que nos vendía el pipero a la puerta del colegio ¡Por cierto, ninguno fue por esto ni obeso ni anoréxico! Jugábamos a las canicas , piola y con pelotas de trapo atadas por cuerdas. Y las niñas jugaban con muñecas y saltaban a la comba.
Los justos regalos que recibíamos eran excepcionales y por Reyes Magos. Algunos teníamos la suerte de recibir algo que durante todo el año veíamos en los escaparates de las jugueterías.
Fuimos tan tarados que aguantamos, sin secuelas de por vida, los capones en el colegio y el dominio de los mayores. Aprendimos la lista de los reyes godos para ejercitar la memoria. Los dictados eran una prueba de ortografía básica; las raíces cuadradas había que resolverlas sin calculadora y traducíamos del latín. La Guerra de las Galias . Y si suspendías en julio , te perdías las vacaciones.
Tras ello , muchos acabaron en la Universidad, y otros muchos más aprendieron un oficio, iniciado como aprendices...
Así estábamos de tarados que es lo que pretenden hacernos creer algunos que, criados en una sociedad opulenta , sin más valores que el logro del éxito, confunden nuestra infancia con la opresión.
Nuestro mayor pecado fue no valorar el enorme esfuerzo de unos padres que nunca tuvieron vacaciones, y fracasamos al querer proyectar sobre nuestros hijos una permisividad que a nosotros nunca nos habrían tolerado.
Fuimos tan tarados que ahora nos sorprende ver como esos retoños, criados en un mundo de solo derechos y ninguna obligación, se alzan contra la sociedad que les ha permitido disfrutar de lo que jamás tuvimos nosotros.
Es el triste final de acto en la tragedia cíclica de nuestra Historia donde los enfrentamientos son más frecuentes que los encuentros, donde la envidia supera el aprecio; donde personajes de inanes trayectorias personales, pretenden dirigir las vidas de los demás para imponer su sociedad soñada
Tan tarados fuimos... que a pesar de lo cual, ningún trauma nos achica, ningún complejo nos corroe y yo - al menos -, creo que la inmensa mayoría de mis amigos también, estamos muy, pero que muy orgullosos de haberlo vivido y haberlo superado .
¡ Con dos razones !
 
Top